Palabras de Bienvenida

Bienvenidos a mi humilde blog donde las letras se criban en el cedazo de la sintaxis, y las palabras llegan hasta el link costero del mar de la Web convertidas en mensajes divergentes arrastrados hasta el puerto virtual del lector.

viernes, 21 de agosto de 2015

UN PICNIC EN EL PARAÍSO, CONTIGO (A nuestro amado hijo Willy, en su 1er., aniversario)

Amado hijo, hoy te recordamos con dolor,
Con el dolor que aflige
nuestros corazones
De padres y hermanas, familiares y amigos
Por la partida inesperada de tu ser.

Hoy, a un año de aquella novedad
Que nos dejara estáticos y perplejos,
Vacío nuestros espíritus y corazones por tu ausencia,
Hoy no es más lejana tu presencia como cuando un día

Decidieras partir a tierras ignotas en lontananza
Y el fortuito azar tomara por sorpresa tu alma noble.
Hoy, una música tenue y plácida del Feng Shui
Acompaña hermosas flores sobre un altar improvisado

Con tu sonriente imagen en ‘ascenso’ de montaña,
Cenizas de tu cuerpo; y una lumbre irradia tu otredad
Más allá de nuestras vidas.
Has inundado nuestro hogar, tu lar no conocido:

Tal vez de tu alteridad de ser de otra dimensión
En la que ahora moras.
Hoy no vamos a la iglesia,
Queremos estar contigo en la soledad de tu espíritu

Para disfrutar este día a tu lado, un día de picnic.
Acompañarte en algún piedemonte
De la dimensión desconocida en que te encuentres,
En la que inicies tu escalada rutinaria

En algún ramal en las cumbres de la Eternidad.
Queremos observar tus pasos breves invisibles
Sobre las rocas en tu escalada perenne
De regreso hasta tu hogar.

Amado Willy, hoy no queremos llorar,
Queremos reír contigo,
Disfrutar de tu presencia etérea;
Pero sobre todo dejándonos saber quién fuiste,

Por los ideales y sueños por los que luchaste,
Por lo que no supimos comprenderte;
Pero que al final aceptamos como tu modo de vida
Que te deparara satisfacciones, tranquilidad a tu alma

Como romero de montañas.
Era tu sino, disculpa nuestra ignara posición.
Solo permítenos hacerte saber que te amamos,
Te lo dijimos en vida.

Ahora elevaremos oraciones
Para que tu escalada se haga más liviana
Hasta la cima del empíreo,
Anclado a tus impalpables cuerdas.


La Azulita, 20/08/15