Palabras de Bienvenida

Bienvenidos a mi humilde blog donde las letras se criban en el cedazo de la sintaxis, y las palabras llegan hasta el link costero del mar de la Web convertidas en mensajes divergentes arrastrados hasta el puerto virtual del lector.

miércoles, 11 de julio de 2012

FILOSOFÍA DE VIDA




La humildad siempre ha estado en mí. A veces he querido ser arrogante y vanidoso para ver qué se siente; pero ello me dura poco. Hay algo en mi ser que  reclama y me vuelve a mi estado inmanente, a mi naturaleza intrínseca como característica esencial sin la cual pareciera andar desabrigado y despojado de mis naturales sentidos; esto es, como si perdiera mis inherentes y congénitos radares.
        Ser humilde, en mi caso, no es sinónimo de servilismo, sumisión o rendimiento, es, más bien; mi virtud natural de comportamiento guía de mis actos pues la arrogancia, soberbia no conducen sino a la soledad y alejamiento de nuestro entorno familiar y amistades mejores.
En la humildad descansa la sabiduría y la trascendencia como poción de felicidad; pero por sobre todo en conocerme a mí mismo, mis limitaciones y debilidades...





Elieser Wilian Ojeda Montiel

Derechos reservados